Publicado: 4 de Marzo de 2015

¿Es el entrenamiento con corrientes el deporte del futuro? Estos son los puntos que necesitas saber sobe la tendencia BodyTech. Mamen Infante.



“¿Enchufarme a una máquina para que me de pequeñas descargas? ¿Yo? Ni loca”. Muchas fueron las que pusieron el grito en el cielo cuando aparecieron los primeros

chalecos de corrientes


Militantes del ejercicio al aire libre que se han ido convirtiendo en adeptas de la electromusuclación al enterarse de que algunas modelos de Victoria’s Secret lo usan para ponerse a punto antes de sus célebres desfiles alados. “Si ellas lo usan, yo también”.



Miha Bodytec estimula más de 300 músculos a la vez; la corriente penetra un100% al interior de estos; y envía impulsos eléctricos mediante electrodos. ¿Resultado? 20 minutos de ejercicio equivalen a una sesión de 90 sin chaleco.

Eso sí, no pienses que vas a salir del gym sin sudar ni gota. Durante el tiempo que dura la clase, un monitor te acompañará para que hagas una tabla de ejercicios (sentadillas, flexiones, abdominales, lagartijas…). A priori sencillos, pero que con el chaleco harán que termines la clase con la camiseta empapada. “En la vida cotidiana, nuestro sistema nervioso central manda constantemente impulsos eléctricos para controlar nuestras acciones musculares. La electromusculación utiliza este principio natural para llegar a las capas musculares más profundas que son difíciles de activar por medio del entrenamiento convencional”,explican los expertos en electromusculación.

1. ¿Cómo funciona el chaleco de electromusculación?

Antes de conectarte a la máquina, debes ponerte una equipación especial: camiseta de manga larga y mallas, ambas 95 por ciento algodón y ligeramente humedecidas para que pase mejor la corriente. El monitor te ayudará a ponerte el chaleco con los electrodos, además de las cintas en glúteos, brazos y piernas. Hay dos electrodos conectados a cada uno de los grandes grupos musculares: pectorales, dorsales, bíceps y tríceps, abdominales, glúteos, cuadriceps y gemelos. Los impulsos se realizan a la vez en cada grupo muscular pero, dependiendo de la parte del cuerpo que queramos trabajar, puede aumentarse por separado la intensidad de los electrodos, mientras que la intensidad del impulso original se mantiene con respecto a las demás partes del cuerpo. En este punto, es importante que haya comunicación con el preparador. Solo tú sabes si el nivel de la corriente es demasiado fuerte, o por el contrario, demasiado flojo.

2. ¿Duele?

Al principio, la sensación es extraña. Notas un hormigueo que aumenta cuando empiezas a hacer ejercicio; señal inequívoca de que el músuclo está trabajando más de lo normal. Con las primeras sesiones tendrás al día siguiente agujetas. Pero poco a poco tu cuerpo se irá acostumbrando a la electromusuclación. Los expertos recomiendan acudir entre 1 y 2 veces semana. A no ser que te estés preparando un Iron Man, limítate a esta norma.

2. ¿Por qué dice que trabaja todo el cuerpo a la vez?

Porque como los electrodos se colocan en los grandes grupos musculares, es posible estimular todo el cuerpo al mismo tiempo. Trabajas la espalda, las zonas laterales, los músculos de las piernas, los brazos, los glúteos y los abdominales gracias a movimientos estáticos o tónicos. Además, en el caso de que tengas algunos músculos menos desarrollados, se puede seleccionar el programa de entrenamiento apropiado, y fortalecer específicamente esos músculos.

3. ¿Es más rápido que el entrenamiento convencional?

Sí. De hecho, por eso es el ejercicio preferido de los que apenas tienen tiempo de ir al gym entre semana. Sólo se necesita media hora, incluyendo el tiempo para cambiarse de ropa. Esta es una de las claves de su éxito. Durante los 20 minutos de entrenamiento, nuestro cuerpo lleva a cabo el ejercicio equivalente a 60-90 minutos. Tras el esfuerzo, el monitor pondrá el chaleco en modo recuperación para que éste emita corrientes relajantes a los músculos.

4. ¿Este entrenamiento te puede ayudar a adelgazar y reafirmar?

Sin duda. Al aumentar el trabajo y el metabolismo muscular, la demanda energética de las células también aumenta, luego si se guarda la dieta adecuada, se puede perder peso y modelar el cuerpo, gracias a que mejora el índice de grasa corporal. Si tu objetivo es perder peso, coméntaselo al monitor para centrar la clase en ejercicios cardiovasculares.

Y no solo eso, además ayuda a reafirmar. Aumenta la fibrosidad de la musculatura, sin alterar tu tamaño ni ‘inflarla’. La notarás más firme, alargada y colocada en su sitio. Contrariamente a otros deportes, en un tiempo récord ayuda a esculpir la figura y mejora la resistencia física.

5. ¿Es anticelulítico?

Si se utiliza el programa adecuado, sí. El equipo puede programarse para que trate de forma eficaz los síntomas. La causa de la celulitis es la debilidad de los tejidos conectivos. Las células de grasa se acumulan entre la piel y el tejido muscular, formando bultos visibles en la piel, especialmente en los muslos, las nalgas y el abdomen. Estos tejidos se pueden estimular con impulsos de baja intensidad, aumentando la circulación sanguínea, favoreciendo la eliminación de residuos de las zonas problemáticas y mejora el aspecto general de la piel.

7. ¿Pueden hacerlo personas que no estén nada en forma?

No importa el grado de entrenamiento de cada uno, incluso puede generarse tan sólo una ligera estimulación, que sigue siendo eficaz para empezar a ejercitarse. Aumentando la carga muy gradualmente, se puede ir despertando los músculos y conseguir un desarrollo rápido, tanto en personas mayores como en personas con algún músculo dañado o flácido. La gran eficacia de las sesiones que resultan de ejercicios mucho más cortos y concentrados, acompañados de menor presión en las articulaciones y un entrenamiento mental más sano. Rehabilitación de los músculos flácidos.

8- ¿Hay contraindicaciones?

Olvídate si tienen marcapasos, sufren epilepsia, tienen tumores o metástasis, varices pronunciadas, trombosis, fiebre alta, enfermedades cardíacas, placas en el cuerpo o estás embarazada. En éstos casos está contraindicado.

9. ¿Cuánto tiempo tengo que estar entrenando para ver resultados?

Sólo pueden hacerse dos sesiones a la semana. En un mes o dos, dependiendo del caso, se pueden apreciar los resultados, tanto en pérdida de peso como en mejora de la celulitis y firmeza del cuerpo. O sea, en 10 sesiones más o menos.

10. ¿Es muy caro?

El precio es alto, pero rentable. Las sesiones sueltas suelen costar entre 40 y 50 €. Y los bonos de 10 sesiones, entre 300 y 500. Un bono de 10 sesiones te puede durar un mes y medio, más o menos.