Publicado: 15 de Enero de 2014

La Navidad puede, además de hacernos ganar algo de peso, dejarnos con una desagradable sensación de pesadez e hinchazón abdominal, ya que las comidas suelen ser abundantes y más pesadas de lo habitual. 
Para ayudar al cuerpo a recuperar su ritmo, depurarse y eliminar los líquidos acumulados debido al cambio de alimentación, los expertos en dietética y nutrición de Clínica Opción Médica recomiendan seguir una serie de pautas alimenticias los días posteriores a las fiestas:

» Reduce al máximo la ingesta de grasas y azúcares simples.

» Modera el consumo de sal y, en su lugar, utiliza distintas especias para dar sabor a tus platos sin aportar calorías extra.

» Bebe mucha agua para ayudar a desintoxicar el cuerpo e hidratarlo.

» Aumenta el consumo de alimentos diuréticos como las uvas, la piña, el melón, los espárragos o las alcachofas. Te ayudará a eliminar el exceso de líquidos.

» La fibra es un gran aliado en casos de hinchazón abdominal, ya que su ingesta ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Tómala en forma de cereales, panes y pastas integrales, legumbres o frutos secos como las almendras y las nueces.

» Evita el alcohol, los zumos concentrados los chicles o bebidas que contengan gas.

» Las infusiones también te ayudarán a reducir volumen, ya que algunas tienen propiedades diuréticas y su consumo es muy beneficioso en casos puntuales de retención de líquidos. Son especialmente eficaces el té verde, la cola de caballo o el diente de león.

» Realiza ejercicio físico a diario para activar tu metabolismo y mejorar las funciones digestivas.

» Evita en la medida de lo posible los embutidos, las carnes rojas y las vísceras. Decántate siempre por carnes magras y aves como pollo o pavo.

» Limita el consumo de leche y decántate siempre por los lácteos desnatados.

» Evita los productos de pastelería y bollería industrial, además de ser muy calóricos y poco saludables, su consumo enlentece la digestión y genera gases, por lo tanto, deben quedar relegados a ocasiones esporádicas.

» Parece algo básico, pero no olvides comer despacio y masticar bien los alimentos. Así evitarás la entrada de aire y facilitarás la digestión.

Fuente: Clínica Opción Médica