Publicado: 6 de Junio de 2014

Si entre limpiadora e hidratante no usas ningún otro producto, algo falla. Y es que, antes de hidratar (y/o tratar) es importante aplicar un sérum.

Te damos motivos: prepara la piel para los tratamientos posteriores, potencia los resultados de los productos que le siguen y pueden tener mucho efecto.

Porque los hay para todos los gustos: hidratantes, luminosidad, antiaging, sellantes, purificantes, detox... Basta con elegir el que más se adapta a lasnecesidades de tu piel e incorporalo en tu rutina -mañana y noche- con la misma devoción con la que usas tu hidratante. Ni más, ni menos.

 Aquí tienes los que se adaptan mejor a tu edad.